Línea 1: Desarrollar capacidades de las instituciones académicas de la región y establecer mecanismos que permitan elevar los estándares de calidad y generación de conocimiento e información en los temas de seguridad ciudadana.

Línea 2: Fortalecer la oferta formativa en la región para una mayor cualificación de las capacidades humanas para entender y atender la problemática.

Línea 3: Implementar una agenda regional de investigación en materia de seguridad ciudadana, que contemple la pluralidad de la región, desde una visión de sistemas y atendiendo el carácter pluridimensional de la temática.

Línea 4: Contribuir al diálogo informado sobre la base de evidencia, incluyendo espacios para la reflexión con representantes de la institucionalidad estatal y social en los distintos niveles territoriales.

Línea 5: Establecer mecanismos que permitan evaluar y fortalecer procesos de investigación, formación e incidencia en la materia.


Línea 6: Crear espacios de comunicación con los gobiernos para facilitar la apropiación de productos científicos generados en la red e incidir así en las políticas públicas y en la toma de decisiones en materia de Seguridad Ciudadana.